Booking.com

DISCUSIÓN QUE CONCLUYE

de Obras Completas de José Antonio Primo de Rivera

Esta edición digital de las Obras Completas de José Antonio Primo de Rivera reúne a todos los textos de José Antonio recopilados por Agustín del Río Cisneros para la edición publicado por el Instituto de Estudios Políticos en 1976.

Discusión que concluye es un artículo de José Antonio Primo de Rivera publicado en La Nación el 1 de abril de 1931 poco antes de las elecciones municipales del 12 de abril que iniciaría la Segunda República Española.

Este artículo esta incluido en el tomo primero de las Obras Completas de José Antonio Primo de Rivera que lleva el subtítulo La Etapa Pre-Falangista.


XClone


DISCUSIÓN QUE CONCLUYE

Un general descarriado

No pocas, no, sino veintinueve cartas y telegramas del general Burguete se conservan en el archivo del general Primo de Rivera. Veintinueve documentos de esta clase para quien, según propia declaración, no cultiva el género epistolar profuso, y apenas si escribe cartas a los amigos y a la familia, son buena prueba de amistad constante. Además, que las tales cartas abundan en frases extremosas; es corriente en ellas la terminación con fuertes y cariñosas abrazos, así como las protestas de fraternal y leal amistad. Y hay párrafos como los siguientes:

De una carta de 15 de agosto de 1915: "Fiel a mi propósito, en cuantas fiestas concurra de la General (se refiere a la Academia) haré presente que a ti debemos dirigirnos y en ti debemos unirnos todos, porque a ti deparó la suerte ser el primero a quien 'incondicional' y 'ciegamente' debemos seguir... Un cariñoso abrazo de tu leal amigo y subordinado, Ricardo Burquete.

De otra, escrita cuando el general Burguete era gobernador militar de Oviedo: "Somos muchos los que contamos los días pensando en que llegues pronto a teniente general y ocupes el puesto que te corresponde en Buenavista. Para cuando ese día venturoso llegue, ya sabes que me tienes incondicionalmente a tus órdenes para ayudarte."

Después de haber escrito cosas como esas, resulta que el general Burguete, así lo dice ahora, mantenía apenas con mi padre un rescoldo de la amistad nacida en la Academia. Bueno.

Pero hablemos del tiempo de la Dictadura. ¿Quién no recuerda la asiduidad del general Burguete en el palacio de Buenavista? Prevalido de esa amistad, que ahora niega, era frecuente verle entrar de mañana en el propio cuarto del dictador y mantener con él cordiales coloquios. A veces, una pasajera enfermedad se lo impedía, y entonces expresaba su inaplazable fervor en cartas como ésta: "Hoy pierdo la esperanza de ir pronto a verte. Según Gómez Ulla, tengo, además de lo pasado, un absceso que me obliga a ir de un sillón a la cama, y como no puedo ir ahora a verte, no demoro la felicitación y te envío un cariñoso abrazo de admiración de tu viejo amigo y subordinado, Ricardo.

Quien consideraba a la Dictadura—ahora lo ha dicho—como una calamidad para España y una vergüenza para el Ejército, ¿podía, decentemente, escribir en esos términos al dictador?

He publicado los anteriores párrafos porque nada dicen deshonroso para el general Burguete. Quiéralo o no, me ha tocado ser depositario de uno de los archivos más copiosos de nuestros días. En él no hay sólo documentos abundantísimos del segundo marqués de Estella, sino del primero también. ¡De cuántas personas puedo conocer historias reservadas! ¡Cuántos que ahora gallean deben su honor a la discreción y a la generosidad de mis dos antecesores, especialmente a la de mi padre, que fue incapaz toda su vida de hundir a nadie definitivamente! Pero, como es lógico, esas historias reservadas no dejarán de serlo por obra mía. Cartas de amistad, como las transcritas en parte, pueden lanzarse al público sin remordimiento. Pero revelaciones escabrosas, no. Esas se quedan para los cultivadores de la difamación y del chantaje.

Mi contradictor parece seguir otra táctica. Por asombroso que parezca, el general Burguete, que me ha contestado en carta difamatoria, envuelve en un párrafo la siguiente amenaza: "Bien será que exhiba usted esa carta en tiempos de exhibición, indispensables a la verdad, y ya en ese trance yo exhibiré también cartas gravísimas, que la memoria de su amistad me obligó a guardar."

¿Qué quiso lograr con esto? ¿Intimidarme? Pues por mí el general puede publicar lo que le venga en gana. En la gestión presidencial de mi padre hay, como en todas, desaciertos; pero ninguna vergüenza. Todo lo suyo puede aparecer a la luz del día. Ningún abuso de confianza es temible con las cartas de mi padre. No tendría inconveniente en proporcionárselas al más redomado chantajista, al chantajista que se sintiera menos sujeto por las leyes del honor.

Queden a un lado, pues, las miserias y volvamos al origen de esta discusión, tan destemplada por parte de quien me contradice. Yo afirmé que el general Burguete, hoy escarnecedor de la Dictadura, la sirvió en diferentes cargos y se mostró siempre para con el dictador aparatosamente efusivo. Lo he demostrado. Nadie puede negar ya esa amistad, en la cual, contra lo que el general Burguete dice, puso bastante más el amigo muerto que el superviviente. Concluida mi demostración, no tengo por qué enzarzarme en diatribas, insultos y calumnias. No es ése el estilo que me enseñaron.

Una palabra acerca de cierta injuria. Se dice en la carta del general Burguete que yo obtuve un destino como abogado de la Telefónica. Mentira. Fue precisamente lo contrario: la creación de la Telefónica me hizo perder el ofrecimiento de un destino ventajoso en América. Me lo iban a dar los elementos americanos unidos luego a la Compañía Telefónica Nacional.

Y precisamente la primera condición que mi padre puso para que pudiera la Telefónica aspirar a la concesión de nuestras redes fue que ni directa ni indirectamente tuviese la menor relación conmigo. Así concluyó mi deseado destino de América, con su venturosa lejanía de este avispero de Madrid. Aquí me quedé trabajando sin sueldo alguno de la Telefónica ni de nadie. Mí padre era así, y es muy natural que ciertas mentalidades no puedan entender sus actos.

Puede comprobar el general Burguete que la historia de mi destino como abogado de la Telefónica nació en Madrid en el verano de 1924. Y que hasta abril de 1925 yo no pude actuar de abogado en parte alguna, por la sencilla razón de que aún no estaba incorporado a ningún Colegio.

De todas estas cosas sabrá informarle su amigo don Angel Ossorio, defensor privilegiado ante el Consejo de Guerra que presidió el general Burguete, y defensor particular, además, del mismo señor en un pleito que está tramitándose en cierto Juzgado de Madrid1.

Nada más. En la carta del general Burguete hay algunos palmetazos para mí. Su autor, con encantadora modestia, se adelantó a calificarlos de regocijantes. Pero nadie me llevará a recogerlos en la Prensa. El poner en claro si soy tonto o listo, si me lo creo o me lo dejo de creer, es cosa totalmente desprovista de interés público. Hay general para quien el hecho de viajar sentado de espaldas a la marcha del tren, o el haber visto amanecer como cuando era teniente (sin duda, en esto del amanecer se ha adelantado poco) constituyen páginas de Historia Universal, cuyo conocimiento prolijo no debe sustraerse a los contemporáneos. Yo estoy muy lejos de creerme tan importante. Acudo a las columnas de la Prensa cuando me considero llamado por un deber; de manera especial el de defender la memoria de mi padre. Al cumplimiento de ese deber pospongo toda consideración de edad y jerarquía. Pero ¿lanzarme al público para discutir mis cualidades y defectos? De ninguna manera. Sería tan ridículo como cuando lo hacen otros.

JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA

La Nación, 1 de abril de 1931.

1La difamación tuvo, en efecto, ese origen. A fines del año 1924, desde el balneario de Alhama, Ossorio escribía a Maura, y entre varias noticias políticas que le daba, incluía la siguiente: "Al primogénito del dictador, el pollo José Antonio, recién salido de la Universidad, le han dado un destino dotado con el lindo haber de veinticinco mil pesetas como jurisconsulto asesor de la Telefónica, usufructuaria de una de las concesiones más escandalosas..." Cfr. Ángel Ossorio y Gallardo: Memorias, pág. 77. Buenos Aires, 1942. A propósito de estas incidencias, José Antonio había comentado: "Sería situarme en un plano de envilecimiento moral, si yo, para defender a mi padre de quienes le denigran, probase que habían mendigado su favor. Me basta con conocer a muchos de ellos y tenerles a raya con una sonrisa de conmiseración irónica."



Have Something To Say About This Topic?

Do you have a great information to add or an opinion to express about on this topic? Share it!

New! Comments

Have your say about what you just read! Leave me a comment in the box below.