Booking.com

LA VIOLENCIA Y LA JUSTICIA

de Obras Completas de José Antonio Primo de Rivera


XClone

Esta edición digital de las Obras Completas de José Antonio Primo de Rivera reúne todos los textos de José Antonio recopilados por Agustín del Río Cisneros para la edición publicado por el Instituto de Estudios Políticos en 1976.

La Violencia y la Justicia es una carta de José Antonio al camarada Julián Pemartín escrita en Madrid el 2 de abril de 1933.

Este artículo esta incluido en el primer tomo de las Obras Completas de José Antonio Primo de Rivera que cubre la etapa pre-falangista.


LA VIOLENCIA Y LA JUSTICIA

(Carta de José Antonio al camarada Julián Pemartín.)

Madrid, 2 de abril de 1933.

Querido Julián:

Hubiera querido escribirte antes, pero no me ha sido posible. Lo hago hoy, domingo, procurando ceñirme a las objeciones contra el "fascio" de que me das noticia en tu carta.

"Que no tiene otro medio que la violencia para conseguir el Poder." Primero, que eso es históricamente falso. Ahí está el ejemplo de Alemania, donde el Nacionalsocialismo ha triunfado en unas elecciones. Pero si no hubiera otro medio que la violencia, ¿qué importaría? Todo sistema se ha implantado violentamente, incluso el blando liberalismo (la guillotina del 93 tiene a su cargo muchas más muertes que Mussolini y Hitler juntos).

La violencia no es censurable sistemáticamente. Lo es cuando se emplea contra la justicia. Pero hasta Santo Tomás, en casos extremos, admitía la rebelión contra el tirano. Así, pues, el usar la violencia contra una secta triunfante, sembradora de la discordia, negadora de la continuidad nacional y obediente a consignas, extrañas (Internacional de Amsterdam, masonería, etc.), ¿por qué va a descalificar el sistema que esa violencia implante?

2. "Que tiene que surgir con idea y caudillo del pueblo." La primera parte es errónea. La idea ya no puede surgir del pueblo. Está "hecha", y los que la conocen no suelen ser hombres del pueblo. Ahora que el dar eficacia a esa idea sí es cosa que probablemente está reservada a un hombre de extracción popular. El ser caudillo tiene algo de profeta; necesita una dosis de fe, de salud, de entusiasmo y de cólera que no es compatible con el refinamiento. Yo, por mi parte, serviría para todo menos para caudillo fascista. La actitud de duda y el sentido irónico, que nunca nos dejan a los que hemos tenido, más o menos, una curiosidad intelectual, nos inhabilitan para lanzar las robustas afirmaciones sin titubeos que se exigen a los conductores de masas. Asi, pues, si en Jerez, como en Madrid, hay amigos nuestros cuyo hígado, padece con la perspectiva de que yo quisiera erigirme en Caudillo del Fascio, los puedes tranquilizar por mi parte.

3. "Que en los países en que parece triunfar tuvo una razón próxima de existencia." Y en España, ¿no? Faltará la razón de tipo bélico. Por eso ya afirmo en mi carta a Luca de Tena que aquí, probablemente, el fascismo no tendrá carácter violento. Pero la pérdida de la unidad (territorial, espiritual, histórica), ¿es menos patente aquí que en otras partes? En todo caso, podrá decirse que hay que esperar a que las cosas se pongan peor. Pero, si es posible hacerlo antes, ¿qué ventaja tiene el aguardar a los momentos desesperados? Sobre todo, cuando está en gestación una dictadura socialista, organizada desde el Poder, que colocaría a España, de no malograrse, en situación de muy difícil vuelta.

4. "Que es anticatólico." Esta objeción es muy propia de nuestro país, donde todos son más papistas que el Papa. Mientras en Roma se firma el Tratado de Letrán, aquí tachamos de anticatólico al fascismo. Al fascismo, que en Italia, después de noventa años de masonería liberal, ha restablecido en las escuelas el crucifijo y la enseñanza religiosa. Comprendo la inquietud en países protestantes, donde pudiera haber pugna entre la tradición religiosa nacional y el fervor católico de una minoría. Pero, en España, ¿a qué puede conducir la exaltación de lo genuino nacional sino a encontrar las constantes católicas de nuestra misión en el mundo?

Como verás, casi ninguna de las objeciones contra el fascismo está formulada de buena fe. Alienta en ellas el oculto deseo de proporcionarse una disculpa ideológica para la pereza o la cobardía, cuando no para el defecto nacional por excelencia: la envidia, que es capaz de malograr las cosas mejores con tal que no deparen a un semejante ocasión de lucimiento.

Yo procuraré que lleguen a ti algunos ejemplares de El Fascio, donde encontrarás suficiente acicate para el entusiasmo y buen arsenal de argumentos polémicas. De todos modos, para cuantas ampliaciones quieras y yo pueda darte, me tienes a tu disposición.

Un fuerte abrazo.

JOSÉ ANTONIO

(Hacia la historia de la Falange, tomo I; Sancho Dávila, Julián Pemartín, pág. 24)




If you think there's been an oversight or you can provide more more detail about a particular event, I'd be delighted to hear from you.

Please complete the form below. You can also upload photos and images, by the way.

Have Something To Say About This Topic?

Do you have a great information to add or an opinion to express about on this topic? Share it!


If you think there's been an oversight or you can provide more more detail about a particular event, I'd be delighted to hear from you.

Please complete the form below. You can also upload photos and images, by the way.

Have Something To Say About This Topic?

Do you have a great information to add or an opinion to express about on this topic? Share it!

New! Comments

Have your say about what you just read! Leave me a comment in the box below.