Booking.com

NECROLOGÍA

de Obras Completas de José Antonio Primo de Rivera

Esta edición digital de las Obras Completas de José Antonio Primo de Rivera reúne a todos los textos de José Antonio recopilados por Agustín del Río Cisneros para la edición publicado por el Instituto de Estudios Políticos en 1976.

Necrología es un artículo de José Antonio publicado en F.E., núm. 4. el 25 de enero de 1934.

Este artículo está incluido en Falange: Obras Completas II de José Antonio Primo de Rivera que cubre el period entre la fundación de Falange Española el 29 de octubre de 1933 y los levantamientos en Asturias y Cataluña del 6 de octubre de 1934.


XClone


NECROLOGÍA

(El Parlamento visto de perfil.)

Por fin dimitió el señor Rico Avello. A nosotros, personalmente, nos dio bastante que hacer a fuerza de cierres y recogidas. Pero esta hora de su conmemoración es hora de benevolencias. Por otra parte, el señor Rico Avello era simpático, dulce, paciente e incongruente, como corresponde a un buen ministro parlamentario. Cuando le atacaban, por ejemplo, denunciándole –sin razón– crueldades de un cabo de la Guardia Civil, el señor Rico Avello dedicaba un largo pasaje, con su humilde voz de hombre honesto, a demostrar como en el lugar de la denuncia no se hallaba aquel día ningún teniente de la Guardia Civil. Pero esta suave manera de eludir las cuestiones no revela en él sino tacto, temperamento pacífico v ánimo conciliador. Todos le recordaremos con simpatía. Descanse en paz.

¿NECROLOGÍA?

Desde hace más de una semana no se sabe nada del señor Cid. No es posible que su presencia haya pasado inadvertida en el banco azul. Indudablemente, algo ha ocurrido. Algunos sospechan que se le ha olvidado que es ministro. Nadie –dicen– se atreve a recordárselo. Otros aseguran que ha muerto. Pero si esto fuera así, también le deseamos que descanse en paz. Y ordenamos que media columna en blanco cante el recuerdo de sus excelsas glorias políticas.

PENUMBRA

En la sesión del viernes último se apagaron las luces del Congreso.

Las Cortes llevan poco más de un mes de vida y ya se arrastran en la decrepitud. Así, en las sesiones de los martes faltan los diputados de provincias que han demorado su regreso; en las de los miércoles hay alguna gente más; en las de los jueves empieza la desbandada; las de los viernes son un himno al desmayo. Así, de puro desmayo en el ambiente, las mismas luces se desmayaron una y otra vez. Primero se apagaron todas. Luego se encendieron. Después se volvieron a apagar. Por último, alumbraron cinco o seis candelabros eléctricos y unas cuantas velas de estearina. En aquella penumbra como de velatorio siguió aleteando la sesión. Dos o tres diputados socialistas, fieles cumplidores de su deber, se esforzaban en contar cosas truculentas para animar a los reunidos. Desfilaron entre las sombras fantasmas de cadáveres y reminiscencias crueles. Pero nada. Aquello languidecía y languidecía. Todos estaban en el secreto: el señor Alba había rogado a los socialistas que amenizasen la tarde, y los socialistas le complacían narrando tragedias. Pero nada: nadie lo creía.

Las luces continuaban escasas y amarillas. El salón de sesiones era un recinto lleno de tedio. Se adivinaba el día en que el pueblo, no contento del todo con aquellas luces medio apagadas, habría de entrar en el salón de sesiones para decir definitivamente:

Apaga y vámonos.

(F.E., núm. 4, 25 de enero de 1934)



Have Something To Say About This Topic?

Do you have a great information to add or an opinion to express about on this topic? Share it!

New! Comments

Have your say about what you just read! Leave me a comment in the box below.