Booking.com

PROPUESTAS Y OBJETIVOS DEL MOVIMIENTO FASCISTA EN ESPAÑA 

de Obras Completas de José Antonio Primo de Rivera

Esta edición digital de las Obras Completas de José Antonio Primo de Rivera reúne todos los textos de José Antonio recopilados por Agustín del Río Cisneros para la edición publicado por el Instituto de Estudios Políticos en 1976.

Propuestas y objetivos del movimiento fascista en España en una entrevista con De Rivera es una entrevista concedida a Il Lavoro Fascista el 22 de mayo de 1935.

Este artículo está incluido en Arriba: Obras Completas III, el tercer tomo de las Obras Completas de José Antonio Primo de Rivera que cubre la segunda parte de su etapa en el parlamento desde el levantantamiento revolucionario en Asturias y Cataluña de octubre de 1934 hasta justo antes de la reunión de la Junta Política en Gredos en julio de 1935.


XClone


PROPUESTAS Y OBJETIVOS DEL MOVIMIENTO FASCISTA EN ESPAÑA EN UNA ENTREVISTA CON DE RIVERA

Madrid, 21

(G. B.) En esta caótica situación española, a base de reajustes ministeriales de combinaciones de partidos, sobresale en la actualidad una minoría que ya comienza a dejar sentir su peso si no en las «Cortes» ciertamente en todo el país y, con manifestaciones más evidentes, en las provincias del oeste de España.

El nombre de Primo de Rivera, conocido en toda la península por el del poco afortunado aunque valiente dictador español, recorre hoy el País como consecuencia de la acción que el joven hijo, José Antonio, emprendió hace tiempo, capitaneando el movimiento de «Falange Española».

Asistí a algunas manifestaciones de este fascismo español y, a diferencia de otros, hay que decir que quiere hacer las cosas seriamente. Veinte muertos y más de cien heridos sirven para demostrar cuál es el esfuerzo, la pasión y la fe que anima a los seguidores de Antonio Primo de Rivera. No hay que olvidar, a este propósito, que también aquí, desde hace un año, aproximadamente, los legionarios de la Falange adoptaron la máxima del ojo por ojo, diente por diente.

Contra la subversión

Las peleas dominicales, las emboscadas subversivas contra los fascistas españoles, llenan hoy las crónicas de los diarios. Las manifestaciones de Falange se multiplican de semana en semana y, en este clima candente de la España de hoy, la volitiva minoría de De Rivera acosa, con audacia, el actualmente viejo mundo político que mal gobierna.

A los pistoleros del sindicalismo rojo más fanático, la Falange Española se opuso en estos últimos tiempos sin vacilaciones. Baste recordar las crónicas de los conflictos para asegurarse de las intenciones y del valor de las Camisas Azules españolas. Actualmente se puede decir bien que Falange Española representa la vanguardia revolucionaria y apasionada de la España del mañana. Y en una situación de compromisos parlamentarios como la actual, el fresco movimiento de De Rivera es el único que, en tiempos nuevos, Intenta seguir una política de restauración y de reformas sociales siguiendo el ejemplo del fascismo italiano.

En Madrid, en Santo Domingo, cerca del Teatro de la Ópera, la Falange tiene su sede central. Es aquí donde, por primera vez, me acerqué a Antonio Primo de Rivera, joven jefe de este fascismo español, que uno de estos días sacudirá el País, pero de una manera nueva y positiva.

20 muertos por la Causa

La sede, que es bastante amplia, está en el primer piso de una antigua construcción. Nada más entrar, en un gran salón, me detengo ante una pared toda negra con los nombres de los caídos por la causa del fascismo español escritos en cal viva. Leo los nombres, los cuento: son veinte. Quien vivió las jornadas de Florencia, de Bolonia y de Milán, el periodo heroico de cualquiera de nuestros Fascios, no puede tardar en sentir que la atmósfera es de las buenas.

Primo de Rivera me recibe con sincera cordialidad y acoge mis preguntas relativas a la situación española y a la eficacia de su movimiento.

Nuestro movimiento —me dice— nace en marzo de 1933: éramos seis amigos e intentábamos hacer un periódico semanal titulado El Fascio. Estábamos bajo el Gobierno de Azaña. El periódico salió, pero, durante la mañana, la policía secuestró la edición completa. Entonces nos vimos obligados a esperar al mes de octubre y, el veintinueve celebramos la gran asamblea constitutiva en el Teatro de la Comedia. Estaban presentes dos mil personas y la reunión se difundió por radio. No pudieron impedirnos esta reunión porque estábamos en el periodo electoral.

¿Cuál es vuestro programa?

Antes de nada, destruir, con cualquier medio y de cualquier forma el comunismo; después nuestros dos puntos fundamentales son: dotar a España de un espíritu nacional enérgico y la realización de una justicia social. Nuestro movimiento es el único que considera estos dos puntos. Las derechas quieren mantener un lenguaje más o menos tradicional, pero se olvidan completamente de la parte social del programa. Son partidos conservadores que no piensan seriamente en cambiar los fundamentos económicos de España.

Las izquierdas, que usan un lenguaje demagógico, carecen completamente de sentido nacional profundo porque están influenciadas por organizaciones internacionales muy conocidas.

El carácter incompleto de las derechas y de las izquierdas, hace que sea estéril cualquier acción. La Falange, por el contrario, pretende reunir el valor nacional y el social.

Las izquierdas son más numerosas (no se olviden que en las izquierdas está incluida la casi totalidad de la inmensa masa proletaria española); más impetuosas y con más capacidad política... pero son antinacionales.

Desdeñando artificiales denominaciones de partidos, las izquierdas están formadas por dos grandes grupos:

a) Una burguesía predominantemente intelectual. De formación extranjera y compenetrada en gran parte por la influencia de instituciones internacionales, esta parte de las izquierdas es incapaz de sentir a España íntimamente. De esta manera, todas las tendencias disgregadoras de la unidad nacional fueron aceptadas sin repugnancia en los ambientes de izquierdas;

b) Una masa proletaria, completamente ganada por el marxismo. La política socialista, extremadamente perseverante y hábil, casi logró sacar de esta masa emoción del sentimiento español. Las multitudes marxistas no albergan en su espíritu más que una turbia concepción de la vida como lucha de clase. Lo que es proletario, no le interesa; no pueden, como consecuencia, sentirse solidarios con ningún valor nacional que supere el estrictamente proletario. El marxismo, si triunfa, acabará con la burguesía de izquierdas que le sirve de aliada. En este sentido, la experiencia rusa es definitiva.

Las derechas, después, invocan grandes cosas: la Patria, la tradición, la autoridad... Pero no son ni siquiera auténticamente nacionales. Si lo fueran de verdad si no ocultaran bajo grandes palabras un interés de clase, no se obstinarían en la defensa de posiciones económicas injustas. España es, por ahora, un país muy pobre. Para que la vida de una mitad de los españoles llegue a obtener un tenor humano, es necesario que los privilegiados de la fortuna se sacrifiquen. Si los hombres de las derechas (en las que todos los privilegiados militan) tuvieran un real sentimiento de la verdad nacional, a esta hora condividirían, mediante el sacrificio de sus ventajas materiales, la dura vida de todo el pueblo. Entonces, tendrían autoridad moral para erigirse en defensores de grandes valores espirituales. Por el contrario, mientras defienden encarnizadamente el interés de clase, patriotismo es sólo palabrería: se revelan materialistas como los representantes del marxismo.

El remedio no está ni en la derecha ni en la izquierda. La victoria de una de dos implica la derrota y la humillación de la otra. No puede haber vida nacional en una patria dividida en dos partes irreconciliables: la de los vencidos, llenos de rencor por la derrota, y la de los vencedores, beodos de su triunfo.

En efecto, incluso después de la constitución del último gabinete Lerroux, la situación política se presenta, por lo menos, incierta. La permanencia de Gil Robles en el poder —me explica De Rivera— no durará más que hasta diciembre, periodo en el que las Cortes tendrán que decidir su propia disolución. Gil Robles, es verdad, podría aprovechar este periodo para formar una verdadera fuerza nacional y fecunda; pero para lograrlo tendría que considerar valerosamente la reforma económica y la agraria, algo muy difícil para él, dado que su mayor apoyo en el país está representado por los conservadores.

Hacia las elecciones

Las nuevas elecciones serán muy agitadas. La indisciplina social que fue reprimida durante varios meses de estado de excepción aprovechará el periodo electoral para turbar la vida nacional. Por lo que se refiere a los resultados, hay que prever un triunfo de las izquierdas, Es muy probable que se vuelva a la coalición republicano-socialista que triunfó ya en abril de 1931 y que nos llevó a la República.

Los radicales de Lerroux se habrán ganado la acogida de los otros partidos del cartel con la astucia empleada durante dos años para hacer inocua a Acción Popular, el partito social-cristiano que obtuvo el grupo parlamentario más numeroso en las elecciones de noviembre de 1933.

El Gobierno de izquierdas continuará, reforzado, la línea de conducta seguida por Azaña durante los años 1931 y 1933, es decir, una política socialista, sectaria, persecutoria, masónica y completamente influenciada por Francia.

Frente a semejante cuadro poco satisfactorio —continúa diciendo Primo de Rivera— entenderán perfectamente cuál es la misión difícil que le espera a la Falange.

Contamos con ochenta mil inscritos en las 250 secciones llamadas «JONS», extendidas por toda España. Nos consuela el hecho de que cada día vienen a nosotros nuevos elementos. Nuestra acción es cada vez más complicada. Próximos a Falange estamos creando los sindicatos, entre los que destaca el de los estudiantes, que engloba a la mayoría de los jóvenes de casi todas nuestras Universidades. Los sindicatos obreros son nuestro medio más eficaz para entrar en la masa del pueblo. Algunos son ya fuertes, especialmente en Asturias y en Andalucía.

Como próxima actividad queremos reforzar estas organizaciones, continuar con la propaganda e intensificarla de modo que tengamos siempre cuadros preparados para poder enfrentarnos con los movimientos comunistas que podrían surgir en cualquier momento.

Los grupos sociales, a los que más les interesa el movimiento son los estudiantes, los intelectuales, los profesionales y los obreros especializados.

En cuanto a la clase de los propietarios, al principio demostraron un gran interés por el movimiento, ya que creían que se trataba de una especie de policía voluntaria destinada a salvaguardar sus intereses; pero cuando vieron el lado social de la organización, se retiraron casi todos excepto los que creen en un espíritu nacional.

Mirando a Mussolini

Es inútil decirles —tiende a subrayar De Rivera— que miramos al Fascismo italiano como al hecho histórico más importante de nuestro tiempo, del que intentamos extraer los principios y la política que se adapten a nuestro país, de todas maneras, muy parecido a Italia.

El Fascismo estableció el fundamento universal de todos los movimientos políticos de nuestro tiempo. La idea central del Fascismo, de la unidad del pueblo en un estado totalitario, es la misma que la que tiene Falange Española. Nuestra adhesión a los Comités para la Universalidad de Roma es la prueba de nuestros sentimientos.

Mussolini, al que reconocemos como el maestro de esta nueva doctrina, tiene toda nuestra admiración. Hablé una vez con él, el 19 de octubre de 1933 en Palazzo Venezia. Recuerdo que me habló mucho de mi padre y tengo siempre presente todo lo que me dijo aquel día.

La Falange —me dice De Rivera despidiéndome— no teme ni conflictos ni responsabilidades. De una u otra manera, queremos lograrlo. Nuestro momento no está lejos, y espero que volvamos a vernos dentro de poco en Roma.

(Por nuestro corresponsal)

Il Lavoro Fascista (Roma) 122, 22 de mayo de 19351

1Entrevista publicada originalmente en italiano


Have Something To Say About This Topic?

Do you have a great information to add or an opinion to express about on this topic? Share it!

New! Comments

Have your say about what you just read! Leave me a comment in the box below.