Booking.com

VISTA, EN LA CÁRCEL MODELO, DE LA CAUSA CONTRA LOS DIRECTIVOS DE FALANGE

de Obras Completas de José Antonio Primo de Rivera

Esta edición digital de las Obras Completas de José Antonio Primo de Rivera reúne todos los textos de José Antonio recopilados por Agustín del Río Cisneros para la edición publicado por el Instituto de Estudios Políticos en 1976.

Vista, en la cárcel modelo, de la causa contra los directivos de Falange publicado en La Gaceta del Norte, 31 de mayo de 1936.

Este artículo esta incluido en Tomo IV de las Obras Completas de José Antonio Primo de Rivera que lleva el subtitulo Hacia el Final comprende el periodo desde el nacimiento del semanario "Arriba" el 21 de marzo del 1935 hasta su muerte el 20 de noviembre de 1936.


XClone


VISTA, EN LA CÁRCEL MODELO, DE LA CAUSA CONTRA LOS DIRECTIVOS DE FALANGE

Esta mañana se celebró en la Cárcel Modelo la causa contra los directivos de Falange Española y su jefe, José Antonio Primo de Rivera, acusados de delito de asociación ilícita, cuya disolución también se pide.

En la calle, en los patios de la cárcel, en los pasillos de la propia sala, las máximas precauciones policíacas.

Dificultades de acceso, incluso para los periodistas.

Solo presencian el acto éstos, algunos familiares de los procesados y un buen número de agentes de Vigilancia.

Presidió el Tribunal el magistrado Sr. Rogdrigo y actuaron de defensaores el propio Sr. Primo de Rivera y el letrado Sr. Arellano, que defendía al Sr. Barrado.

LAS CONCLUSIONES DEL FISCAL Y PENAS QUE PIDE

Comenzó el acto, a las once, con la lectura de las conclusiones del fiscal.

Ningún reparo opone a los estatutos de Falange, que fueron inscritos en la Dirección General de Seguridad, donde se dice que es una organización política que se propone desarrollar el todo el territorio de España, mediante el estudio y la propaganda y todo medio lícito, una actividad encaminada a devolver al pueblo español el sentido profundo de una unidad indestructible de destino y la fe resuelta en su capacidad de resurgimiento, y a implantar la justicia social sobre la base de una organización económica, integradora, superior a los intereses individuales de grupo y clase.

El fiscal entiende que se ocultó el verdadero objeto de la asociación, cuyo programa verdadero, no presentado en la Dirección de Seguridad, pero profusamente publicado, dice:

España es una unidad de destino en lo universal. Toda conspiración contra esa unidad es repulsiva. Todo separatismo es un crimen que no perdonamos. La Constitución vigente, en cuanto incita a la disgregación, atenta contra la unidad de España. Por eso exigimos su anulación fulminante.”

En otro epígrafe se dice:

F.E. quiere un orden nuevo enunciado en los anteriores principios; para implantarlo, en pugna con las resistencias de orden vigente, aspira a la revolución social.”

De estos hechos el fiscal deduce la existencia de un delito de asociación ilegal, del que son responsables los siguientes procesados:

José Antonio Primo de Rivera, jefe de la Asociación; Segundo Barrado, miembro de la Junta Política de Falange; Raimundo Fernández Cuesta, secretario general; Heliodoro Fernández, del Consejo Nacional, afiliado al Sindicato Español Universitario; José Luis García Casas, presidente del Sindicato y jefe del mismo, del que es fundador; José Miguel Guitarte, del Consejo Nacional de Falange Española; David Jato, del Sindicato Universitario; Eduardo Ródenas, también del Sindicato; Julio Ruiz de Alda, presidente de la Junta Política del Partido; Alejandro Salazar Salvador, afiliado a Falange Española y del Sindicato, del que fue presidente al fundarse éste; Manuel Valdés Larrañaga, de la Junta Política.

Para cada uno de los procesados pide el fiscal un año, ocho meses y veintiún días de prisión y quinientas pesetas de multa.

Solicita asimismo la disolución de la Asociación, en virtud de lo dispuesto en el artículo 14 de la ley de asociaciones de 30 de junio de 1887.

No todos los procesados ocupan el banquillo. Los señores Primo de Rivera y Fernández Cuesta visten toga y toman asiento en estrados.

Les acompañan los diputados del Colegio de Abogados Elices y conde de Colombí.

El Sr. Sánchez Mazas disfrutaba de libertad provisional y ha desaparecido.

INTERROGATORIO DE LOS PROCESADOS

El primer interrogatorio es el del Sr. Primo de Rivera.

Le pregunta el fiscal:

- ¿Es usted fundador de Falange?

- Sí.

- ¿Se presentaron los estatutos en la Dirección de Seguridad?

- Desde luego.

- En atención a ellos fue inscrita la Asociación. ¿Es cierto?

- En efecto.

- Luego se publicó una hoja que no se presentó a la Dirección.

- Es claro. El contenido no había que someterlo a inscripción, porque no era programa de partido, sino una simple hoja política.

- ¿Qué carácter tiene la Junta?

- Es meramente consultiva. La responsabilidad la asume el jefe del Movimiento. 

- El Sindicato Universitario, ¿es afiliado a F.E.?

- No. Es una entidad adherida, pero con inscripción propia en la Dirección de Seguridad. Es una entidad autónoma en cierto modo.

A preguntas del letrado Sr. Arellano dice el Sr. Primo de Rivera:

- El manifiesto que motiva el juicio es conocidísimo desde hace año y medio, pues se ha repartido con enorme profusión desde el año 1934.

Declara después Heliodoro Fernández, quien dice:

- Pertenezco al Sindicato, pero éste no tiene actividades políticas de ninguna clase. Es de pura defensa de los intereses escolares.

Augusto Barrado dice que pertenece a Falange Española, donde ingresó para organizar los servicios sanitarios. Nunca ejerció facultades ejecutivas, pues aunque pertenece a la Junta Política, ésta es meramente consultiva.

El Sr. Ruiz de Alda confiesa que es el presidente de la Junta Política de Falange.

Fernández Cuesta afirma que conocía los estatutos y la hoja.

Los procesados Jato, Miranda, Ródenas y Ruiz García Casas dicen que pertenecían al Sindicato Universitario, cuyas actividades, según sus manifestaciones, son meramente profesionales.

Salazar Salvador afirma que es secretario de la Junta, y los restantes procesados, Guitarte y Valdés, dicen que, como afiliados a F.E., conocían los estatutos y la hoja política.

LA PRUEBA TESTIFICAL

Renunciados por el fiscal sus testigos, sube a estrados el Sr. Delgado Barreto.

Le interroga D. José Antonio Primo de Rivera.

- En octubre de 1934, ¿era usted director de La Nación?

- Afortunadamente, sí, porque todavía no se habían puesto de moda los incendios.

- ¿Reconoce la hoja en que se publicaron los veintisiete puntos políticos de Falange?

- Sí, porque se publicaron entonces en el periódico.

- ¿En aquella época había censura de Prensa?

- Desde luego.

Otro testigo es el Sr. Hernández, administrador de La Nación.

- ¿En los talleres de La Nación fue impresa la hoja?

- Sí, en el año treinta y cuatro.

- ¿Se publicó en el periódico?

- Textualmente.

MODIFICA EL FISCAL SUS CONCLUSIONES Y PRONUNCIA SU INFORME

Tras la breve prueba practicada, el fiscal retira la acusación para los miembros del Sindicato Universitario Español, por no aparecer que éste dependiera de Falange Española.

Sólo mantiene la acusación primitiva contra Primo de Rivera, como director del Movimiento, y pide para los restantes procesados dos meses y un día de arresto como simples asociados a una sociedad ilícita.

Seguidamente pronuncia su informe de acusación el Sr. Medina, representante en el acto del ministerio fiscal.

- No mantengo -dice- la acusación contra los miembros del Sindicato, porque no se ha demostrado que éste sea parte integrante de Falange; pero he de mantenerla conta los restantes procesados, por entender que las actividades de Falange son perfectamente ilícitas.

No se puede poner tacha a sus estatutos, pero en noviembre de 1934 se publica con gran profusión una hoja que viene a ampliarlos y modificarlos.

El fiscal no puede por menos de analizar su contenido, y así se encuentra con que Falange admite el empleo de la fuerza y la violencia para lograr fines revolucionarios. Es decir, se propone la comisión de actos ilícitos, de verdaderos delitos contra la forma de gobierno.

Dicho esto, el fiscal no tiene sino que ratificar sus razonamientos de la calificación definitiva.

LOS INFORMES DE LOS DEFENSORES

El defensor Sr. Arellano entiende que es preciso distinguir entre lo que es esencial de la vida de las Asociaciones: sus estatutos y los actos de gobierno accidentales, de los que son responsables los dirigentes.

Los estatutos de Falange Española son perfectamente lícitos, y así lo ha reconocido el fiscal.

Los simples afiliados a Asociaciones, para delinquir, o han de pertenecer a una sociedad clandestina, o han de delinquir personalmente.

¿Cómo a los afiliados se les acusa sólo por pertenecer a una Sociedad que estatutariamente es perfectamente lícita?

Si el manifiesto desnaturaliza los estatutos, hará responsable a quien lo suscriba.

Aplica dichas normas a su defendido Sr. Barrado, del que dice, además, que, como médico, deseaba prestar benéficos servicios en el seno de la organización, y esto no puede considerarse censurable.

Termina reiterando la petición de absolución.

Pronuncia después su informe el Sr. Primo de Rivera, diciendo:

- La petición accesoria de disolución de Falange Española me obliga a informar. Mi absolución no me interesa, puesto que recabo nuevamente par mí la responsabilidad de la función directiva de todas las actividades de la organización que presido.

Es Falange, con sus cincuenta muertos: son tres años de trabajo, de lucha y fe, lo que defiendo.

El fiscal toma nuestros estatutos y luego un manifiesto publicado hace dos años, y, con ellos a la vista, pretende que la Asociación persigue la comisión de un delito contra la forma de gobierno.

Pero ¿es que mantener la unidad de España es un delito?

Pero ¿es que tratar de modificar una Constitución es delictivo?

¿Es que no es revisable la Constitución?

Perseguimos un orden nuevo que presentará resistencias y que obligará a una revolución que hemos de hacer desde arriba, si algún día llegamos al Poder.

Esto es una revolución: la alteración de las bases políticas y sociales de un país.

El nervio del programa de Falange Española es el nacionalsindicalismo, y esto en ningún momento lo hemos ocultado.

Si nos atuviéramos a algunas declaraciones policíacas, somos falsificadores, tenedores de explosivos, etc.

Sin embargo, de lo que se nos acusa es de proclamar en nuestro programa ideológico que España es una unidad de destino en la universal y que el separatismo es un crimen.

Nosotros concebimos España como un gigantesco sindicato de productores, y la palabra revolución que hemos empleado, ya la empleó el que fue presidente del Consejo, D. Antonio Maura.

Al propugnar por la revolución, nos referimos a la transformación jurídico-político-económica del país, no a las sediciones callejeras ni a los asesinatos.

Examina diversas sentencias del Supremo para demostrar que únicamente los actos pueden ser determinantes de sanción en esta materia.

Alude a las propagandas de partidos de extrema izquierda y del partido socialista concretamente, con matices francamente revolucionarios en todas sus manifestaciones, y destaca que en el proyecto de reglamento que la Agrupación Socialista de Madrid presentará al Congreso del partido se habla de la conquista del Poder político para la implantación del régimen socialista, sirviendo como medio de transición la dictadura del proletariado, y se preconiza la implantación del socialismo revolucionario y el armamento del pueblo.

Esto -dice- debe ser lícito, ya que no se persigue.

¿Por qué Falange Española, en situación análoga, ha de ser disuelta?

No se crea que arrastramos a unos muchachos animosos, quizá hasta la muerte, por puro capricho.

Nos encontramos en un momento histórico en que ha hecho crisis un sistema. No somos cobardes ni frívolos; somos hombres que vamos a tratar de evitar el hundimiento total que parece avecinarse.

Conscientes de nuestra responsabilidad ante los momentos históricos de España, en vez de optar por el suicidio cobarde o la frivolidad acomodaticia, preferimos el servicio alistándonos en línea para evitar el hundimiento de los valores espirituales, sustituyendo el privilegio capitalista, para salvar los principios religiosos, morales y patrióticos.

Creemos que la plusvalía de la producción debe atribuirse, no al capital, sino al Sindicato nacional productor, y en este sentido pensamos como millares de europeos.

Niega que la Falange Española tenga matiz perturbador respecto al Estado, y lo justifica mediante las ponencias del Consejo Nacional de Falange Española acerca del paro, educación y trigo, pero no metralla ni explosivos.

Se refiere a la ley de Amnistía, y considera que como ésta se promulgó posteriormente a la publicación de la mencionada hoja, es un caso claro de aplicación de sus beneficios.

Termina haciendo una invocación a la justicia de los magistrados.

EL TRIBUNAL ABSUELVE A TODOS LOS PROCESADOS Y TAMPOCO ACCEDE A LA DISOLUCIÓN DE FALANGE

No necesitó mucho tiempo la Sala para deliberar y dictar sentencia.

Por ella se absuelve a todos los procesados y no se accede a la disolución de Falange Española, aunque se propone a las autoridades que adopten medidas de seguridad, puesto que hay indicios de que en algún momento la Asociación participó en actividades contra el orden público.

La modificación de conclusiones del fiscal hizo innecesarios los informes de los letrados Sres. Fernández Cuesta y Prado, que ayer consiguió la absolución de dos estudiantes de Medicina culpados de promover desórdenes en la Facultad.

(La Gaceta del Norte, 31 de mayo de 1936.)




If you think there's been an oversight or you can provide more more detail about a particular event, I'd be delighted to hear from you.

Please complete the form below. You can also upload photos and images, by the way.

Have Something To Say About This Topic?

Do you have a great information to add or an opinion to express about on this topic? Share it!

New! Comments

Have your say about what you just read! Leave me a comment in the box below.